La crisis sanitaria y económica no es consecuencia del coronavirus