El ajuste de Perotti y la complicidad de CTERA